lunes, 16 de mayo de 2011

El búho real (Bubo bubo) y su reproducción


El búho real (Bubo bubo) es la rapaz nocturna más grande de Europa. Es imposible confundirlo con cualquiera de sus familiares, ya que su volumen y sus marcadas “orejas” lo hacen único. Posee un dorso oscuro bien diferenciado del vientre color crema, aunque manchado de motas oscuras cuanto más nos acercamos al cuello. Sus penetrantes ojos anaranjados son muy grandes y le confieren una importante apariencia de fiereza, hecho que viene refrendado por sus potentes garras, capaces de atravesar a la presa como si de mantequilla se tratara. La hembra es más voluminosa que el macho –como en prácticamente todas las rapaces nocturnas y diurnas- pudiendo superar en ocasiones los 3 kg. de peso.

En la Península Ibérica encontramos la subespecie Bubo bubo hispanus que difiere ligeramente en la tonalidad de sus plumas en comparación con la subespecie nominal B. bubo bubo, aunque en los Pirineos llegan a mezclarse.

En lo que a su alimentación se refiere, el búho es un superdepredador. En su dieta caben desde coleópteros, pequeños paseriformes ó reptiles, hasta otras rapaces nocturnas o diurnas, aunque sus presas favoritas son los mamíferos pequeños-medianos (conejos, ratas, ratones, lirones…) y algunas aves como las perdices. La disponibilidad de alimento es básica para su éxito reproductor y será un factor clave a la hora de seleccionar la ubicación de su nido.

Egagrópila de Bubo bubo desmenuzada

The Great Eagle Owl –nombre que recibe la especie en inglés- comienza a tomar su territorio ya en octubre, mes en el que es habitual escucharle en sus cantaderos nocturnos. La variedad de sitios en los que el búho real es capaz de establecer su nido es altísima. Aunque sus territorios están ligados casi siempre a ambientes rocosos, cualquier oquedad, grieta, cueva, sombra bajo matorral o árbol puede ser usado como base para sus nidos.

Pollos de búho real (Bubo bubo) en un nido dentro de una oquedad.

Igual que el cárabo o el cernícalo –mencionados anteriormente en este blog- el búho real no pierde tiempo en arreglar su nido, sólo se limita a arañar el cuenco rocoso en el caso de las grietas o cuevas, a fin de crear una arenilla que sea más suave para colocar sus huevos.

La puesta tiene lugar entre principios de enero y mediados de abril y estará formada por una media de 3-4 huevos, aunque este dato es bastante variable.

Huevo de búho real

33 días después, rompe el cascaron el primero de los pollos, que se verá acompañado por sus hermanos en intervalos de 1-2 días. En las siguientes fotos muestro una especie de secuencia de desarrollo de los pollos de búho real, desde que apenas tienen unos días hasta los tres meses de vida, momento el que ya son perfectamente capaces de volar:






Esta primavera está siendo muy especial para mí, y es que estoy teniendo la oportunidad de conocer mucho más acerca de esta especie y de su biología reproductiva, así como de su desarrollo hasta alcanzar la madurez. A través del anillamiento conocemos datos importantes de su biología reproductora y de su éxito reproductor, factores que nos ayudan a conocer mejor la especie y a establecer las medidas de conservación oportunas.



PD: Me gustaría dedicar esta entrada a Rafael Sánchez Carrión, del que aprendo cada minuto que paso con él en el campo y sin el que sin duda no habría tenido esta oportunidad. Por último, agradezco también a Paco Guerrero -compañero de caminatas y fatigas- la cesión de algunas fotos suyas para la creación de esta entrada. Muchas gracias a los dos.

3 comentarios:

ferreiro dijo...

gran reportaje muy didactico llevo tiempo intentando fotografiarlos pero no he tenido suerte un saludo

Pablo Barrena dijo...

Muchas gracias, José Manuel. Espero que próximamente tengas mejor suerte y les saques unas preciosas fotografías para alguno de tus blogs. Saludos.

karla ubeda dijo...

hola.. me gustaría saber, como cuanto miden los huevos de estas aves..
PD: muy buena fotografías y datos..

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...